Género dramático

La visión del mundo del autor se muestra por medio de las acciones de los personajes.

La función del género dramático es la apelativa porque influye sobre los lectores y espectadores virtuales. Y los emisores de la historia son los personajes.

No tiene un carácter definido, sino que en él se combinan indistintamente aspectos trágicos y cómicos. Esto se debe a que el drama pretende representar la vida tal cual es, razón por la cual, tiende a tratar los asuntos de forma menos rígida que la tragedia y la comedia.


Sus rasgos más característicos son el uso del diálogo y que no aparece la figura del narrador. Este género está destinado a ser representado, por lo que abarca todo lo escrito para el teatro. El fin de una obra del género dramático, aunque puede ser leída, es su representación en un escenario ante unos espectadores.

Una obra dramática está dividida en tres instancias características:
  • Presentación o exposición.
  • Nudo o desarrollo.
  • Desenlace.

La presentación o exposición es el principio de la obra y en ella se presentan los datos más importantes de la obra

El nudo o desarrollo es la segunda parte de la obra, generalmente la más larga. Coincide con el momento de mayor tensión y donde la trama se complica.

El desenlace es el momento en que se resuelve el problema planteado en el desarrollo de la obra.

Los libros que hay en este blog de este género son los siguientes:


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada